8 de abril de 2012

Tratado sobre la masa quebrada, base para tartas y quiche

Base casera para tartas
Admito que la masa quebrada o pasta brisa que compramos en cualquier supermercado está muy lograda y que yo la he estado utilizando sin pudor durante años. Sin embargo, como suele pasar, una vez que pruebas a hacerla tú misma en casa ya no hay marcha atrás. El sabor, la textura, el olor que invade la cocina con una masa quebrada casera... son insuperables y dejan a la masa comprada relegada al ostracismo culinario más absoluto. 



Aunque es fácil de preparar lleva su tiempo y su trabajo y aún así preparar esta receta tiene algo de adictivo. No sé por qué pero ¡hacer masa quebrada casera engancha! Hay algo en la manipulación, en ver como poco a poco toma forma, estirarla, hornearla... hay cierto romanticismo en todo el proceso que, ay, enamora. La culpa la tiene Blancanieves porque siempre pienso en esta escena cuando la preparo y acabo cantando chorradas sobre mi príncipe azul. ;-)




El secreto de cómo hacer masa quebrada perfecta está en respetar los tiempos de reposo que indica la receta, utilizar ingredientes muy fríos e intentar manipular la masa lo menos posible.



¡Aunque no os creáis! Llegar a estas conclusiones me ha costado algunos fracasos. He tenido de todo: masas que encogían o se deformaban al hornearlas, masas duras como pedruscos, blandas como chicles, masas insípidas y secas y, sobre todo, masas que inexplicablemente cumplían con todos y cada uno de estos defectos.

Después de muchas pruebas, de ver miles de vídeos en Youtube y marear la perdiz con las cantidades he llegado a una receta de masa quebrada con un resultado en mi opinión excelente. 

En cuanto a la controversia de ponerle o no huevo, creo que la masa quebrada queda mejor sin huevo pero si opináis lo contrario, con estas cantidades que os ofrezco podéis añadirle un huevo si reducís en una cucharada el agua a añadir. El resultado es igual de bueno aunque el sabor es algo diferente, más profundo, y la masa queda menos hojaldrada

Prepararla no cuesta más de 15 minutos, pero si añadimos el tiempo de reposo y de horneado la cuenta sube hasta algo más de hora y media. La buena noticia es que podéis congelarla y usarla cuando queráis igual que cualquier masa comprada.

¿En qué recetas puedo utilizar esta masa quebrada?
Como sabéis, la masa quebrada es muy versátil y sirve para preparar tanto recetas saladas, tipo quiche, por ejemplo, como dulces. ¿os acordáis de esta receta de tarta de chocolate? Pues eso. ¡Ñam!

Por último os cuento que los mejores resultados se obtienen si hacemos la masa quebrada en el típico cubilete picador que suelen traer las batidoras de mano como accesorio. Y no sólo porque tendréis medio trabajo hecho (en dos minutos está lista), sino porque además os permite manipular la masa menos con vuestras manos, manteniendo los ingredientes fríos en todo momento. Yo no tengo Thermomix pero estoy segura de que el aparatito en cuestión tendrá algún accesorio parecido a las cuchillas del cubilete que os haga la función.  Las americanas utilizan también este utensilio tan simpático llamado pastry cutter. 

Con estas cantidades sale una base ideal para moldes profundos tipo pie (los estándares tiene 26 cm de diámetro, más o menos) o para moldes tipo tartaleta de hasta 30 cm de diámetro. Si queréis hacer una típica apple pie con masa en la base y en la superficie hay que doblar las cantidades. 

¡Al lío!

Receta Masa quebrada o pasta brisa para tartas
Ingredientes
- 200 gr harina de repostería
- 100 gr de mantequilla fría
- Dos cucharadas rasas de azúcar (sólo si es para recetas dulces)
- Una pizca de sal
- Un vaso de agua muy fría (yo le pongo un hielo)

Ponemos la harina, la sal y el azúcar en el bol de la batidora y mezclamos. Cortamos la mantequilla fría en cuadraditos y la añadimos al bol. Sin mezclar los ingredientes, lo reservamos en la nevera 15 minutos.



Pasado ese tiempo, colocamos el bol en la batidora, tapamos y pulsamos entre cuatro y cinco veces para que la harina y la mantequilla se mezclen. La textura que buscamos es como de una arena de playa gruesa, con pequeños 'tropezones' de mantequilla del tamaño de una pipa, más o menos. Estos 'tropezoncitos' se fundirán en el horno con el horneado y dejarán en la masa un huequitos que hacen que esté súpercrujiente y hojaldrada. 

Para que la masa tome forma tendremos que añadirle entre 3 y 5 cucharadas de agua muy fría, dependiendo de la harina y la cantidad de agua que absorba.

Empezamos con 3 cucharadas de agua y pulsamos hasta que esté bien repartida. Si es necesario añadirle más agua, añadimos de poquito en poquito un máximo de 2 cucharadas más. Sabrás que está lista si te pones un poco de masa en la mano, aprietas el puño y la masa se mantiene unida, de una pieza. Si no estáis seguros de si le hace falta más agua o no, seguramente sea que no. Probad a pulsar un par de veces más las cuchillas, para que se reparta mejor la que ya tenga y la masa estará lista sin necesidad de añadir más agua. 



Colocamos la masa en un trozo de papel film y formamos un paquete, presionando y prensando las miguitas, hasta formar un bloque. Los guardamos en la nevera un mínimo de 30 minutos para que vuelva a enfriarse y el gluten se relaje.





Pasado ese tiempo, la sacamos de la nevera, la estiramos con cuidado y la ponemos en el molde. Pinchamos con un tenedor toda la superficie. Si queréis requeteaseguraros de que no va a encoger, una vez colocada en el molde, es buena idea volverla a meter en la nevera otra media hora para que el gluten se relaje después del manipulado pero no es imprescindible si estáis seguros de que la masa continúa fría.





¡Y listo!

Si la vais a rellenar con una mezcla que requiera horneado, por ejemplo una quiche o un relleno de frutas, podéis añadir el relleno con la masa sin hornear y hornear según indique la receta. Aunque yo soy partidaria de hornearla a ciegas o en blanco antes porque me gusta súpercrujiente y no soporto que quede humedecida por el agua del relleno. 

Si la vais a rellenar con una mezcla que no requiera horneado, como mi tarta fácil de chocolate o con crema pastelera o lemon curd, o os gusta que quede crujiente crujiente, tendréis que hornear la masa en solitario, esto es, hornearla a ciegas. Para hacerlo, colocamos papel de aluminio en el fondo, extendiéndolo por toda la superficie de la base y los rellenarmos con los clásicos garbanzos o con bolitas de horneado para que sirvan como peso y la masa no suba. Horneamos a 200º entre 20 y 25 minutos (dependerá del tipo de horno) o hasta que la masa tenga cierto tono dorado. 

Si vais a rellenarla con un relleno que requiere horneado, con 15 minutos de horno vale. La sacáis, le quitáis los garbanzos y el papel de aluminio, la rellenáis y la metéis al horno de nuevo hasta que cuaje el relleno. 





Problemas que pueden surgirte: 

*La masa encoge al hornearla 

La masa encoge un poco al hornearla. Es normal. Pero sólo un poco. Si te encoge demasiado, según he leído, es porque el gluten que contiene la harina se ha desarrollado. Esto puede ser porque los ingredientes no estaban muy fríos (recuerda que la mantequilla tiene que estar fría y el agua helada), porque has manipulado la masa en exceso (para evitarlo lo mejor es utilizar el cubilete picador o algún utensilio parecido) o porque no has respetado los tiempos de reposo. El reposo hace que el gluten se relaje y el frío evita que se desarrolle. Básicamente, si lo haces todo bien cuando metes la masa en el horno al gluten lo pillas despistado y no le das tiempo a reaccionar y encoger la masa.  

También puede encoger porque has utilizado demasiada agua y el agua ayuda a que el gluten se desarrolle. La cantidad de agua que tienes que utilizar dependerá del tipo de harina (cada harina es diferente y la cantidad de agua que absorbe puede variar) pero siempre será entre 3 y 5 cucharadas de agua. Lo mejor es empezar con tres cucharadas y después añadir de media en media hasta que tengas la textura que buscamos.

El gluten es la proteína que hace que las masas sean elásticas. Eso es ideal para las masas de pan pero en recetas de repostería, como en esta masa o dulces como los cupcake, lo ideal es justo lo contrario, que el gluten no se desarrolle. Por eso hay que usar harina floja de repostería, aunque en un apuro también se puede utilizar harina normal si alargas un poco los tiempos de reposo en la nevera. 


36 comentarios:

  1. Después de este artículo habrá que intentar hacer la masa quebrada casera, gracias.
    besos,

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo post... guardado en favoritos queda¡

    ResponderEliminar
  3. Me ha pasado igual que a ti. Desde que me atreví a hacerla, no quiero ni ver la del supermercado. Muy buena la entrada. Besos

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón las masas que venden están bastante conseguidas, pero las que se hacen en casa resultan mucho mejor.
    Con todas estas explicaciones y aclaraciones, seguro que nos sale una masa estupenda.

    besitos,

    ResponderEliminar
  5. Fantástica, yo la hacía así y digo la hacía porque si me permites te paso el consejo que me dieron a mí, una amiga mía Irlandesa que cocina que te mueres, me dijo que era mejor utilizar mantequilla y manteca de cerdo mitad y mitad, ya veras el resultado, espectacular.
    Un besazo
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí! He visto recetas con "lard" o con grasa de vacuno, que también utilizan en Inglaterra y en Irlanda y dicen que hace que la masa sea más manejable y que quede más crujiente. Habrá que probarlo alguna vez!

      Eliminar
  6. ¡Hola Bego!, me has dejado sin palabras..., ¡esto es una maravilla, que explicación, qué paso a paso tan bien expuesto, FAN-TÁS-TI-CO!. Cuando la hago, me gusta hacerla con manteca de cerdo, también la he hecho con margarina pero no es lo mismo y ahora quiero probar con aceite de coco a ver qué pasa. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi religión me impide probar la margarina ;-D pero soy fan del cerdo en todas sus facetas culinarias así que tendré que probarlo porque ya lo habéis comentado varias! No me va a quedar más remedio! besos

      Eliminar
    2. Excelente la explicación y preparación de la masa, aprenderé el paso a paso y llevare al punto de letra su formulación.
      cordial saludo mil gracias.

      Eliminar
  7. Me ha gustado mucho tu entrada, qué clarito todo! Creo, como dices, que una vez pruebas la versión casera, difícilmente vuelves a la comercial. Y, como has demostrado, no cuesta tanto como muchos piensan...
    Lo digo, una entrada excelente!
    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Que buena te ha quedado Bego!.....a mi me encanta esta masa....tus fotos y paso a paso estan geniales.......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  9. Un post super completo y fantástico!! Me lo voy a tener que imprimir para tener a mano en la cocina la próxima vez.
    Besos!
    Mon

    ResponderEliminar
  10. Cuanto tiempo sin leerte, pero ha merecido la pena.
    LA verdad es que tienes razón es superadictiva.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Una web preciosa y estupenda, tendré que quedarme para ver que es los próximo que sacas del horno. Magnificas fotos. Espero verte por mi web. Un saludo María José Adán (Acaramelada)

    ResponderEliminar
  12. Hola!!

    Antes de nada felicidades por tu blog, me ha encantado y ya tienes una nueva seguidora.

    He comprobado que tu blog cumple con los requisitos del CÓDIGO DE COCINA HONRADA.

    Somos más de 200 blogs de gastronomía los que lo tenemos! Es una distinción que en resumen indica que tus recetas son originales y honestas, nada de copias de otros blogs ni publicidad engañosa.

    Te dejo el enlace por si te interesa insertar este reconocimiento y saber de qué trata:

    http://www.cocina-casera.com/2011/12/codigo-de-cocina-honrada-para-blogs.html

    No olvides hacerme saber que los has insertado escribiendome a beacocinera@gmail.com con el nombre y dirección de tu blog para UNIRTE AL LISTADO!

    Gracias por hacer una cocina honesta y original.


    Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Si alguien intenta la receta y no le sale... que no lo escanda... compártelo http://iconfessculinarydisasters.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  14. Eres increíble, verdad!

    Explicación detallada, buen humor y pasa a paso inmejorable.

    Gracias! Ya os contaré el resultado.

    ResponderEliminar
  15. Super buena!!! tengo una preguntilla: ¿en que momento puedo congelar esa masa para volver a utilizarla otro día? ¿como la descongelo y vuelvo a manipular?
    gracias, un saludo

    ResponderEliminar
  16. muy buena!!! unas preguntillas tengo para ti: ¿en que momento de la preparación puedo congelar la masa? ¿como la descongelaría y la volvería a manipular después? gracias un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes congelerla una vez hasya mezclado los ingredientes y la hayas envuelto en film transparente. En ese momento, en vez de meterla en la nevera para que se enfríe, la guardas en el congelador. Cuando quieras volver a usarla, sólo tienes que sacarla del congelador y descongelarla en la nevera la noche antes de usarla.

      Read more: http://www.comolosquesos.com/2012/04/receta-masa-quebrada-base-tartas-quiche.html#ixzz2A7VFopY9

      Eliminar
  17. Hola Begoña. Me ha gustado mucho este post y pienso hacer la receta a ver si me sale tan buena como a ti. Gracias por este post y por tantos otros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo! Que te salga rica la masa

      Eliminar
  18. Excelente post, claro y didáctico. Gracias por compartir!

    ResponderEliminar
  19. Hola Begoña estupenda tu receta una masa esquisita. Tengo una pregunta q me ha pasado, al estirar la masa se pegaba en la encimera y añ querer despegarla se me partia, sabes a q puede ser debido?? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ocurren que a lo mejor has puesto demasiada agua o a lo mejor no las has refrigerado lo suficiente. O a lo mejor es algo mucho más sencillo y simplemente no has enharinado la encimera lo suficiente antes de estirar la masa. Cuál de las tres cosas te parece más probable?

      Eliminar
  20. Estoy deseando probar a hacer tu receta, está tan detallada que parece difícil que salga mal... ya tienes una nueva fan

    ResponderEliminar
  21. Estoy deseando probar a hacer la receta. Está tan bien explicado y detallado que parece difícil equivocarse...

    ResponderEliminar
  22. Ahora mismo me pongo manos a la masa! Estupendo post ;D, muchas gracias!

    ResponderEliminar
  23. Hola. Acabo de aterrizar en tu blog y me ha gustado mucho tu post. Por aquí me quedo.

    ResponderEliminar
  24. Hola. Acabo de aterrizar en tu blog y me ha gustado mucho tu post. Por aquí me quedo.

    ResponderEliminar
  25. Con respecto al huevo que comentas, suelo poner solo la yema retirando la clara.
    No se si lo has probado. Gracias por la receta, voy seguirla para hacer un pastel de manzana.

    ResponderEliminar
  26. Ultimamente me he hecho fanática de las quiches y esto de hacer la masa en casa, seguro que dará unos resultados de película, me apunto tu recta que está super bien explicada, muchisimas gracias.
    Audrey
    ReposterÌa creativa, tartas fondant, madrid

    ResponderEliminar
  27. DA GUSTO QUE QUE EXPLIQUEN TAN BIEN, ESTA MASA JAMAS ME HA RESULTADO Y CON ESTA EXPLICACION TENGO QUE INTENTARLO NUEVAMENTE, GRACIAS.

    ResponderEliminar
  28. Por dios que buena pinta!!! Yo estoy empezando a jugar con mi nueva batidora de mano y ojalá pueda hacer maravillas como esta algun dia! un beso y gracias por la receta!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...